Inicio | Mapa del sitio | Contáctenos 
¿Nuevo Usuario? Iniciar Sesión 
UMA Capellanía Capellanía
Vea También
 
Asuntos de interés práctico
Prácticas de vida cristiana Asuntos de interés práctico

Asuntos de interés prácticos
  • Resumen de vida cristiana
  • Condiciones para recibir la Sagrada Comunión
  • Días de Penitencia
  • Ley del ayuno y de la abstinencia
  • Días de obligación de oír Misa en Venezuela
  • Modo de confesarse

Resumen de vida cristiana
1. No dejes pasar mucho tiempo sin encomendarte de alguna manera a Dios.
2. Acude a Misa los domingos y días de precepto, aunque para ello tengas que hacer algún sacrificio.
3. Cumple con los preceptos de la confesión y comunión anual.
4. Evita todo pecado mortal y, en caso de pecar, confiésate pronto.
5. No hagas nunca traición a Dios ni a tu conciencia en el ejercicio de tu oficio o profesión. Busca siempre ser honrado, es decir responsable, competente y justo.
6. Haz el bien que puedas a todos y hazlo por Dios. Esto obliga más con las personas que tenemos cerca: familia, amigos, compañeros de trabajo, estudio, vecinos, etc.
7. En caso de que enfermes gravemente pide que te lleven pronto los Santos Sacramentos. También debemos hacerlo con tus familiares y amigos. Es siempre una fuente de paz.
8. Diariamente reserva un poco de tiempo para leer el Evangelio y algún libro espiritual.
9. Proponte unas prácticas de vida cristiana para hacer todos los días: ofrecimiento de obras en la mañana y oraciones en la noche; rezo del Santo Rosario en familia o individualmente, bendecir la mesa, ofrecer el trabajo diariamente a Dios, etc. Igualmente puedes establecer unos momentos especiales de oración para cada semana y algo para cada año.
10. Procura tener un confesor fijo para que te ayude a conocer mejor la voluntad de Dios y te oriente en el modo de realizarla.
11. Trata de que en tu casa y lugar de trabajo haya algún Crucifijo o una imagen de la Virgen para rezar con frecuencia y para que sea una ayuda para tener presencia de Dios.
12. Dedícate siempre con intensidad a tus trabajos tanto los de la casa como los de fuera.
13. Procura siempre compartir con tu familia. En esto debe ponerse creatividad para poder divertirse sanamente.


Condiciones para recibir la Sagrada Comunión

Recibir dignamente la Sagrada Comunión es muy importante, porque al Cuerpo de Cristo le debemos mucho respeto y reverencia. Para ello la Iglesia siempre ha enseñado que para poder acercarnos a la Comunión hace falta:

1. Saber lo que se va a recibir. Es decir, tener uso de razón, estar consciente que uno se acerca a recibir el mismo Cuerpo de Cristo.
2. Tener la conciencia libre de pecado, mortal. Para ello es conveniente haberse confesado recientemente. De no ser así no se puede recibir el Santo Sacramento, pero se puede hacer una Comunión espiritual fomentando el deseo de recibir a Cristo.
3. Guardar una hora de ayuno antes de la comunión. Es decir, abstenerse de comida y bebida durante ese tiempo. Agua y medicinas no importan.

Días de Penitencia

En la Iglesia Universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma. La Cuaresma va desde el Miércoles de Ceniza hasta el Sábado Santo.
La abstinencia consiste en abstenerse de comer carne, su caldo, etc. Por ejemplo: empanadas de carne o pollo, hamburguesas, perros calientes, etc.
El ayuno es hacer una comida completa, y otras dos muy ligeras. No comer entre comidas. Generalmente los días de ayuno se puede almorzar normal (guardando la abstinencia de carnes) y en el desayuno y la cena comer muy poco.


Ley del ayuno y de la abstinencia

Ayuno y Abstinencia: El Miércoles de Ceniza y Viernes Santo.
Só1o abstinencia: Todos los viernes del año. Puede sustituirse la abstinencia por otro sacrificio, una obra en favor de algún necesitado, una obra piadosa (Via Crucis, Santa Misa, Rosario, Visita al Santísimo, lectura de la Biblia, etc.). En Venezuela es además costumbre de guardar la abstinencia de carne los Viernes de Cuaresma.
Edad de la Obligación: La abstinencia obliga desde los 14 años cumplidos. El ayuno desde los 21 cumplidos hasta los 59 comenzados.


Días de obligación de oír Misa en Venezuela

Todos los domingos del año.
Día 1 de enero: Festividad de Santa María, Madre de Dios, o en la víspera.
Día 25 de diciembre: Natividad del Señor o en la víspera.

Modo de confesarse

El requisito básico para hacer una buena confesión es tener la intención de volver a Dios como el "hijo pródigo" y reconocer nuestros pecados con verdadera contrición ante su representante, el sacerdote.
Para hacer una buena confesión hacen falta cinco cosas.


I. Examen de conciencia
Se recuerdan los pecados cometidos desde la ú1tima confesión. ¿Cuándo fue mi última confesión? ¿Me he acercado indignamente a recibir la Comunión? ¿He ca­llado por vergüenza algún pecado mortal en mis confesiones anteriores?
¿He dudado o negado las verdades de la fe católica? ¿He puesto en peligro mi fe leyendo libros o revistas en contra de la Fe católica o he asistido a reuniones de sectas que no son católicas? ¿He practicado superstición, adivinanzas, brujerías, etc. ?
¿He tomado el nombre de Dios en vano? ¿He blasfemado? ¿He jurado sin necesidad o sin verdad? ¿He faltado a Misa los domingos o días festivos por mi culpa y sin una razón grave? ¿He cumplido los días de ayuno y abstinencia? ¿He desobedecido a mis padres o superiores en materias de importancia?
¿Tengo enemistad, odio o rencor contra a1guien? ¿Me niego a perdonarle? ¿He causado la muerte a a1guien? ¿Me he embriagado, bebido con exceso o tomado drogas? ¿He manejado en estado de embriaguez? ¿He practicado, aconsejado o facilitado el grave crimen del aborto?
¿He aceptado pensamientos o miradas impuras? ¿He vista películas inmorales? ¿He realizado actos impuros? ¿Sólo o con otras personas? ¿He hablado de ello con alarde o sin necesidad? ¿He usado indebidamente el matrimonio? ¿He tomado píldoras anticonceptivas o abortivas o usado algún otro método artificial para evitar tener hijos?
¿He robado o dañado cosas que no son mías? ¿Cuánto? ¿He restituido o reparado por el daño causado? ¿He sido honrado con otros en mis negocios? ¿He dicho mentiras? ¿He calumniado o descubierto, sin causa justa, defectos graves de otra persona, aunque sean ciertos, pero no conocidos? ¿He hecho juicios teme-rarios contra el prójimo? ¿He reparado el daño que haya podido seguirse? Si se recuerdan otros pecados deben mencionarse en la confesión.

II. Dolor sincero por los pecados cometidos
"El acto esencial de la penitencia, por parte del penitente, es la contrición, o sea, un rechazo claro y decidido del pecado cometido, junto con el propósito de no volver a cometerlo, por el amor que se tiene a Dios y que renace con el arrepentimiento. La contrición, entendida así, es, pues, el principio y el alma de la conversión, (...) que devuelve el hombre a Dios, como el hijo pródigo que vuelve al padre, y que tiene en el sa-cramento de la penitencia su signo visible, perfeccionador de la misma atrición" (Juan Pablo II).

III. Propósito de no volver a pecar
El propósito (de enmienda) de no volver a cometer el pecado confesado es señal de arrepentimiento genuino y sincero. No es necesario prometer que jamás se pecará en el futuro. El propósito de evitar las ocasiones próximas de pecado es muestra
suficiente de un arrepentimiento sincero. La ayuda de la gracia de Dios en cooperación con la intención de rectificar tu vida te dará la fortaleza para resistir y vencer las tentaciones en el futuro.

IV. Confesión de los pecados al sacerdote
Se puede empezar con la señal de la Cruz y saludar al sacerdote con: "Bendígame, Padre, porque he pecado". (o diciendo: "Ave María Purísima"). Mi última confesión fue hace... (cuántos días, meses o años, aproximadamente). Se dicen los pecados que se recuerden de forma clara y breve.
Si se tienen dudas, se siente vergüenza o no se sabe cómo confesarte, se le dice claramente al sacerdote. Él te ayudará siempre a hacer una buena confesión. Contesta a las preguntas y nunca calles un pecado por vergüenza o por temor: hay que confiar siempre en la misericordia de Dios que es nuestro Padre y quiere perdonarnos. El sacerdote mandará una penitencia y dará a1gunos consejos que nos ayudarán a ser mejores cristianos. Luego nos perdonará los pecados cometidos porque el sacerdote tiene ese poder dado por Jesucristo. Aceptamos la penitencia que nos da el sacerdote y renovamos nuestro arrepentimiento.

V. Después de confesarse
Cumplamos la penitencia, que el sacerdote nos impuso. Démosle gracias a Dios por habernos perdonado de nuevo. Meditemos los consejos que se nos han dado para mejorar así nuestra vida.
© Copyright 2011. Universidad Monteávila. Rif.:J-30647247-9. All Rights Reserved.
Proweb Los Profesionales del Web