Inicio | Mapa del sitio | Contáctenos 
¿Nuevo Usuario? Iniciar Sesión 
Noticias Migración Nikkei y el intercambio entre naciones
 
Noticias
Migración Nikkei y el intercambio entre naciones

19 Oct, 2018

La directora a nivel panamericano y en Venezuela de la Sociedad Nikkei, Dali Yazawa, resaltó la importancia de la integración de la población de Japón en las diferentes naciones latinoamericanas y en especial en Venezuela, lograda a través de un proceso de migración  que  ha permitido el intercambio cultural, comercial y político entre las naciones.

“Venezuela es absolutamente mixta, ninguno acá pudiera decir somos auténticamente venezolanos. Ya nuestros indígenas estuvieron mezclados de la época de la colonización, nosotros los Nikkei somos una mixtura entre japoneses  y el lugar donde nos arraigamos”, manifestó Yazawa en la Lección Inaugural ofrecida en la apertura del año lectivo de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas (FCEA).

Aclaró que aunque el termino Nikkei normalmente se relaciona con la palabra fundamentada en Perú que define a la comida mixta entre Japón y esta nación, este término es el nombre con el que se denomina a los inmigrante de origen japonés y su descendencia en todo el mundo.

 

Primeros migrantes

Los primeros japoneses que salieron de su país lo hicieron antes de la era Meiji huyendo del shogunato cuando esta nación era completamente feudal y estaba cerrada al exterior, relató la invitada especial. “En 1868 se dio una pequeña apertura por razones comerciales y eso hace que el japonés salga y una pequeña porción de Asia llegue a Japón. Esa es la raíz de este proceso migratorio”.

Los primeros Nikkeis llegaron a Macao -que era una colonia portuguesa-, a Filipinas, Corea, China por las relaciones comerciales. Luego en 1868 otro grupo sale parte a Hawai pero no es hasta 1899 cuando inicia el éxodo organizado con esbozos de ley y acuerdos formales que se ofrecían a los japoneses a sus nuevos destinos.

“Cuando llegan los primeros a Hawai se dan cuenta de que la realidad es distinta y es duro el trabajo que se les plantea, algunos se molestan y otros sí ven la inmensa oportunidad y se dedican a trabajar frenéticamente. Eso da las bases a que el gobierno japonés haga sus primeros esbozos de ley y sus primeras visiones de lo que puede ser una migración selectiva”,  relató la ponente, quien agregó que eran ciudadanos en calidad de préstamo porque en su nación no había una seguridad social y económica que les garantizara calidad de vida.

Detalló que entre 1849 y 1941 un total de 243 mil 536 japoneses emigraron oficialmente a América, siendo en el siglo XIX la extensión del éxodo hacia Estados Unidos y Canadá, lo cual originó rechazo pues temían la perdida de los puesto de trabajo para los nacionales y trajo como consecuencias restricciones en los procesos migratorios en países como Australia , Venezuela, entre otros, que no permitía gente sino blanca. “Eso fue la razón de que América Latina comenzara a figurar como una región de interés para el gobierno de Japón que puso énfasis de migración hacia México, Brasil y Perú.  Algunos japoneses de aventuraron de manera particular y van hacia Cuba, Colombia, Venezuela, Uruguay y Chile”.

Hacia Venezuela la migración comenzó hace 90 años y uno de los primeros ciudadanos que decidió permanecer en  el país fue Seijiro Yazagua Iwai, abuelo de la expositora, quien se aventuró a estas tierras a pesar de las leyes que prohibían el arribo de ciudadanos que no fueran europeos. “Esta condición jurídica obligó a los japoneses interesados a entrar sin la ayuda del gobierno imperial, se aventuraron. En 1928 el gobierno de Venezuela abre la licitación para el manejo de nuevos campos petroleros en el occidente del país y ese dato da pie a que un japonés proveniente de una familia de proveedores de combustibles se interesara (…) Ese fue Seijiro Yazagua Iwai mi abuelo, fue el primer japonés que se aventuró a Venezuela hace 90 años, quien quería saber qué era el petróleo (…) Se enamoró del país, dio demostraciones de artes marciales porque era yudoca especialista”.

Resaltó que su abuelo envío un informe a su país resaltando las bondades de Venezuela pero debido al inicio de la Segunda Guerra Mundial, para la nación asiática no era interesante y se congela la posibilidad de intercambio. No obstante, Yazagua Iwai a pesar de que se había ido del país, retorna a probar suerte en la pesca y en la agricultura . “Los primeros hombres que vinieron se casaron con venezolanas. Como los primeros migrantes eran hombres eso hace la raíz cultural del Nikkei venezolano se difumine pues quien transmite la cultura es la mujer (…) Nunca fue una migración programada (…) Ellos vinieron hacer país”.

 

Profesionales de alto desempeño

Resaltó Yazawua que el objetivo de los Nikkei no es conquistar sino desarrollarse en la nación que escogen para residenciarse al punto que son muy pocos los que retornan. “Trabajan en pro del país. Eso hace que se creen instituciones para garantizar que el ciudadano japonés tenga una buena vida en el sitio donde va  y que ambos países se vean beneficiados. Estas instituciones aún existen y cooperan en las relaciones”.

Para  el 2015 en Latinoamérica -de acuerdo a cifras oficiales del gobierno japonés-,

existían 2.1 millones de Nikkei viviendo en 12 países distintos y la mayor colonia estaba en Brasil. “Ahorita hay muchos más en ciertas regiones y mucho menos en otras”.

Actualmente la sociedad Nikkei en Venezuela tiene 820 personas, cifra que Yazawa acota ha venido disminuyendo en los últimos 10 años. “Éramos 1.400 pero ahora somos menos. Tenemos una sociedad compuesta por profesionales de alto desempeño en áreas como Medicina, Derecho, artes, Aeronáutica, Economía, Administración, Biología, científicos, investigadores, entre otros. La primera generación eran comerciantes pero ellos garantizaron que sus hijos estudiaran”.

Destacó que la formación en valores de los Nikkei les permite destacarse en su país de desarrollo porque crecieron con la idea de la excelencia. “Tenemos que ser correctos”.

Al concluir el evento, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Rafael Ávila, manifestó que le pareció interesante ver cómo se han unido la cultura del Japón y la venezolana desde hace 90 años cuando llegó el primer migrante de la nación asiática al país. “Con esta clase damos inicio al año lectivo y agradecemos a la embajada de Japón y a la Sociedad Nikkei por el apoyo. Esperamos hacer proyectos en conjunto en diversas áreas con Japón para ampliar el intercambio”.

Puede ser de tu interés
 
UMA impulsa Campaña por la Paz
Periodistas deben defender la verdad para contrarrestar los fake news
Okada: Jóvenes deben tener más confianza en Venezuela
© Copyright 2011. Universidad Monteávila. Rif.:J-30647247-9. All Rights Reserved.
Proweb Los Profesionales del Web